Mozart y el Síndrome de Tourette

Posted on Posted in Blog, Uncategorized

Hace unos días mientras buscaba una información en Internet, me topé accidentalmente con un artículo titulado “Mozart y el Síndrome de Tourette” , el cual por supuesto leí enseguida. Debo confesar que era ignorante de la existencia de esta enfermedad que afectó a nuestro genio musical W. A. Mozart, por lo que el artículo supuso para mí toda una revelación.

El Síndrome de Tourette debe su nombre al Dr. George Gilles de La Tourette (1857-1904), médico nacido en Francia, discípulo del gran neurólogo Jean Martin Charcot. La sintomatología presentada son tics motores y vocales, entre los que destacan la ecopraxia o la repetición por imitación involuntaria de movimientos de otra persona; la ecolalia o repetición involuntaria de palabras o frases dichas por otra persona, a manera de eco y en los casos más severos la coprolalia o exclamación compulsiva de palabras obscenas. El factor hereditario está presente y se la considera hoy en día un desorden neuropsicológico relacionado con alteraciones en el metabolismo de la dopamina y la neurotransmisión de circuitos neuronales frontales-subcorticales.

Según un estudio hecho por el compositor británico James McConnel , publicado en 2004 por The Channel 4 en UK, Mozart padeció esta enfermedad desde jovencito. McConnel, quien tambien sufre de Tourette, se basa en cartas privadas que Mozart escribió las cuales eran “absolutamente repugnantes y aunque la gente del siglo XVIII era bastante grosera él lo llevó a otro nivel”. McConnel tambien cita el comportamiento errático que aparentemente manifestó Mozart en algunos momentos de su vida, como abandonar el piano en pleno recital para jugar con un perrito, además de la conocida tendencia del genio a proferir palabras y frases obscenas.

Durante mucho tiempo ha sido razón de risas y sarcasmo este comportamiento, lo cual le valió una fama a nuestro admirado Mozart de pícaro y malhablado, en el mejor de los casos. Este diagnóstico tardío nos explica la causa de un comportamiento díscolo y que le debe haber causado a Mozart no pocos momentos de depresión.

Aún cuando no se ha encontrado una cura para ésta enfermedad, hay tratamientos que logran controlar los síntomas y no incide en el desarrollo de la inteligencia y aptitudes, como lo deja demostrado la prolífera producción de obras musicales que Mozart legó a la humanidad.

Sin duda con los adelantos de la ciencia y de la neurología,Mozart habría gozado de mayor calidad y cantidad de vida, si hubiese nacido en el siglo XX.

Si quieres saber más acer del Síndrome de Tourette, visita estos links:

http://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_de_Tourette

http://www.historiadelamedicina.org/tourette.html

http://s348436302.websitehome.co.uk/james/?page_id=16

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *